viernes, 26 de septiembre de 2008

SEXUALIDAD EN LOS ADOLESCENTES


Cuando los adolescentes inician una relación de pareja que los lleva a explorar su dormitado erotismo, muchas veces no cuentan con los elementos adecuados para ejercer sus derechos sexuales y reproductivos de manera libre, responsable y segura.
Incluso, cargan con mitos, tabúes e ideas erróneas sobre la sexualidad, lo que deriva en prácticas de riesgo que asimismo se traducen en embarazos no deseados, abortos clandestinos e infecciones de trasmisión sexual (ITS), factores que igualmente les causan problemas sociales, económicos y psicológicos.
De acuerdo con el doctor Vicente Díaz Sánchez, director de Planificación Familiar de la Secretaría de Salud (Ssa), la mayor parte de los jóvenes mexicanos (10 a 24 años) --que representan aproximadamente el 30 por ciento de la población total del país-- inician su vida sexual de forma ocasional entre los 15 y 16 años de edad sin estar preparados.
Por ejemplo, las encuestas realizadas por el Instituto Nacional de la Juventud y la Fundación Mexicana para la Planeación de la Familia (Mexfam) indican que los adolescentes no buscan su reproducción a través del coito, pero un buen número de ellos tampoco recurren a los métodos anticonceptivos para evitar el embarazo, y esto se debe a que carecen de información o les da pena hacer uso de ella.
Los resultados también evidencian que al tener contacto genital, el grupo cuyo rango de edad es de 15 a 24 años es el que más resulta infectado de gonorrea, tricomoniasis, candidiasis o clamidiasis, padecimientos que no son reportados a los servicios de atención sanitaria porque regularmente se trata de relaciones sexuales clandestinas. Del mismo modo, preocupa que el grupo de edad con el mayor porcentaje de casos con VIH-SIDA sea de 25 a 44 años, lo que indica que la primera infección ocurrió en la juventud. Aún más grave, es que para combatir dichas enfermedades, casi siempre recurren a la automedicación.
"Esto constituye un peligro para la salud reproductiva de los jóvenes, debido a que casi todos los antibióticos disponibles en el mercado se pueden adquirir sin receta médica; es así como su consumo se ha convertido del dominio público entre quienes por alguna razón sufrieron ITSs", explica el doctor Díaz Sánchez.
Por otra parte, el entrevistado señala que la gestación en población adolescente es un escenario que la Ssa ve con alarma, pues de 2.1 millones de nacimientos registrados en el 2001, 366 mil ocurrieron en mujeres menores de 19 años de edad, lo cual es una cifra muy alta, ya que probablemente muchos no fueron planeados.
"Este hecho es preocupante, porque desde el punto de vista social, gran parte de las jóvenes madres aún son hijas de familia, estudian y no generan ingresos económicos para sustentarlos. De hecho, el embarazo no deseado constituye un acto de discriminación, porque además de abandonar la escuela, la niña se queda confinada a las labores domésticas. Así, se truncan todas sus expectativas de desarrollo profesional y emocional, pues no está capacitada para enfrentar la maternidad adecuadamente", apunta el doctor Díaz Sánchez.
En contraste, al enterarse de su preñez, la mayoría de las jovencitas no quieren concluir el desarrollo del feto, por lo que recurren a prácticas abortivas que ponen en peligro su vida.
Comenta que al igual que las ITSs, los abortos practicados a adolescentes suelen ser subregistrados, ya que en las clínicas y hospitales únicamente se atienden aquellos que cubren las causales contempladas en las leyes y normas del sector salud. Tan sólo en el 2001 los abortos atendidos en instituciones públicas sumaron un total de 72 mil 443 casos y de ellos 16 mil 179 correspondieron a mujeres entre 15 y 19 años de edad. En una palabra, sólo se permite la interrupción del embarazo cuando, por razones médicas, se encuentra en riesgo la madre; en caso contrario, la persona incurre en un delito sancionado con la cárcel. Aunado a ello, muchas jóvenes entre 10 y 19 años fallecen por complicaciones durante la encinta, parto y puerperio, debido a que su organismo no está biológicamente apto para soportar la gestación.
"Si bien en el país se han realizado grandes esfuerzos en la materia, existen algunos grupos de la sociedad que opinan que dar información a los jóvenes sobre derechos sexuales y reproductivos es como invitarlos a ser promiscuos, mientras que estudios internacionales han demostrado que la orientación oportuna retarda el inicio de ésta o se ejerce con responsabilidad y clara perspectiva de género", subraya el doctor Vicente Díaz y añade que la abstinencia ni siquiera es una solución, pues no todos los adolescentes están dispuestos a reprimir su deseo.
En ese sentido, apunta que la planificación familiar (uso de métodos anticonceptivos, como el condón y la píldora) sigue siendo sin duda la mejor alternativa, porque permite a los adolescentes decidir libremente cuándo y cómo iniciar su sexualidad, y en qué momento tener hijos (ideal después de los 21 años). Por otra parte, informa que la OMS ha hecho extensivo sus "servicios amigables", que en México ya se ponen en marcha a través del Programa Nacional para la Atención Integral del Adolescente. El programa tiene como fin atender las necesidades de la juventud reduciendo la demanda insatisfecha, que es la incapacidad de los grupos más vulnerables a obtener información.

Evitar Correr Riesgos Innecesarios

Evitar Correr Riesgos Innecesarios
¡¡¡NO TE OLVIDES!!!